Lactancia prolongada
Lactancia,  Maternidad

No puedo más con la lactancia

Mi experiencia

A veces no os pasa que como de una recaída se tratase no podéis más ya sea  porque son las tres de la mañana y vuestro bebé no suelta la teta, o porque ya os sentís los pechos tan sensibles que tenéis ganas de tirar la toalla con la lactancia.

Pues eso es lo que me pasa a mi, sobre todo en esas ocasiones en la que mi hijo de 15 meses parece ser una lapa y me tiene agarrada cuál ventosa se tratara.

Es muy desesperante que a veces intentes dormir y cuando estás en ese duerme vela intente buscarte y vuelva una y otra y otra a lo largo de la noche. Se te hagan las tantas de la madrugada y llegue el momento en el que digas, «para qué duermo».

Ya te desveles y te de por coger y escribir estas palabras para desahogarte y no abandonar porque en el fondo sabes que en unas horas cuando el enano se despierte y lo veas estirarse y sonreír se te quitará todo.

Volverás a decir para tus adentros «no pasa nada, esto solo ha sido una noche», y no es lo suficiente malo como para rendirte.

Nos pasa a todas

Esta situación que describo me suele pasar como un par de veces cada mes, parecen pocas, pero creedme que las susodichas noches se hacen eternas y parecen media vida.   Las madres tenemos una fortaleza que a veces parece quebrarse sobre todo en los momentos de cansancio, pero, ¿no os pasa que cuando por la mañana os levantáis, aunque hayáis pasado la peor noche de la historia, es como si vuestra mente y vuestro cuerpo resetearan??

A mí me ha pasado con cada uno de mis hijos, les diera teta o no, porque los hijos/as siempre te van a dar alguna que otra noche de insomnio, ya sea por enfermedad, o porque tengan pesadillas, o como en mi caso con mi tercer hijo, por la lactancia.

¿Qué hago?

Para una buena lactancia duradera lo primero y más importante para mí ha sido el apoyo de mi familia, y en especial el de mi marido.   Sin apoyo donde volcar todas tus inquietudes o inseguridades se hace mucho más difícil llevar a cabo una lactancia en condiciones.

También me ha sido de gran ayudada poder estar en casa, porque creo que si hubiera estado trabajando no me hubiera visto capaz de estar tantas horas sin dormir, además de lo más importante, dar la teta a mi hijo cada vez que quiera.

Las recomendaciones de la OMS

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, y hasta los 2 años complementada con otros alimentos. Ya que los resultados de estudios biológicos y epidemiológicos muestran que la decisión de no amamantar tiene importantes efectos negativos sobre la nutrición, desarrollo y salud del niño y de la madre.

Aún así, los datos en España sobre las tasas de lactancia materna, aunque no del todo claros, ya que no existe un sistema de monitorización y seguimiento de la lactancia, arrojan unas cifras similares a las globales europeas, pero alejadas de las recomendaciones de la OMS-UNICEF.

Pero, ¿cómo lograr una lactancia exitosa desde el principio?

Dar el pecho al bebé en la 1ª hora de vida 

Está demostrado que el inicio precoz de la lactancia ayuda a que sea duradera. 

Exclusividad los primeros 6 meses

Durante los primeros seis meses de vida es importante que la leche materna se le de al bebé de manera exclusiva.

Apoyo de la familia

Sin ello es lógico que las mujeres se vean abocadas al fracaso. 

Apoyo del sistema sanitario

Como dije antes, no existe un seguimiento de parte del sistema sanitario español. 

Apoyo social y laboral

Estas dos las pongo juntas porque me parece que van de la mano en este país, ya que a la mujer la suelen estigmatizar bastante cuando es madre trabajadora, y si encima lo complementa con la lactancia materna ya ni te cuento. La lactancia materna, tanto a nivel social como laboral, se ve de manera arcaica, no hay una percepción positiva hacia ella.

En definitiva, es un compendio de varios factores que se tienen que dar a la vez para una lactancia exitosa y con ello conseguir que sea duradera. 

Soy una canaria de 38 años, mi nombre es Telva, tengo tres hijos, uno de 21, otro de 8 y el peque de 1 año. Me gustaría transmitir mis inquietudes en mi blog para que así me conozcáis un poco más.

comentarios

  • Hijos Manual

    Yo respiraba hondo, y al menos intentaba cerrar los ojos, mientras daba el pecho. Como dices por el día todo parecía olvidarse al ver su carita. Es duro pero se puede y se acaba superando.

  • essica

    Hola, me ha gustado mucho tu post. Creo que a veces nos frustramos porque «esperamos algo», es decir, a veces esperamos dormir toda la noche y que eso siempre sea así, pero cuando somos madres, las «malas» noches forman parte de nuestro día a día. La lactancia no implica dormir toda la noche, ni tampoco implicar pasar todas las noches en vela. La lactancia simplemente es…creo que la clave de mantenerla en el tiempo se basa en la aceptación. Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

    • Madredetres

      Hola! Si, así es, es sobre todo saber aceptar cada etapa de la lactancia, porque o sino, caería en el abandono muy pronto. Un beso a ti y muchas gracias por pasarte por aquí.

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: