Mi bebé en su semana 32 de gestación
Embarazo,  Maternidad

Mi hijo venía en posición podálica

Mi bebé en su semana 16 de gestación
Semana 16

Hoy hablo de como mi tercer hijo estuvo casi todo el embarazo en posición podálica, o lo que es lo mismo, de nalgas. Y de como intentaron darle la vuelta mediante la técnica Versión Cefálica Externa.

Para empezar explicaré que las OMS recomienda muy encarecidamente esta técnica manifestando que es uno de los procedimientos más efectivos para reducir el número de presentaciones podálicas y evitar la necesidad de cesárea.

¿En qué consiste la Versión Cefálica Externa?

Imágenes explicativas de cómo se realiza la versión cefálica externa
Imagen Protocolo VCE Gobierno de Canarias

La VCE es una maniobra que se utiliza para convertir en presentación cefálica la podálica. En otras palabras, intentan con la técnica darle la vuelta al bebé que está de nalgas o transversal, para que se coloque de cabeza hacia el canal de parto.

Normalmente aconsejan que se realice entre la semana 34 y 35 de gestación tomando las precauciones adecuadas y con un personal sanitario experimentado.

Contraindicaciones de la Versión

El Protocolo de actuación del S.E.G.O (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) sobre la VCE te indica que existen algunos casos en los que no se puede en absoluto realizar la maniobra, como pueden ser:

  • Placenta previa
  • Desprendimiento prematuro de la anterior
  • Poco líquido amniótico
  • Compromiso fetal
  • Muerte fetal
  • Malformaciones fetales graves
  • Gestación múltiple
  • Sensibilización de Rh del bebé
  • Anomalías uterinas
  • Trastornos de la coagulación

En cambio, se podrá realizar relativamente en las siguientes situaciones:

  • Trastornos hipertensivos del embarazo
  • Bebé con crecimiento más bajo de lo normal (Crecimiento intrauterino restringido)
  • Cardiopatía materna
  • Inserción de la placenta en cara interior
  • Inicio de trabajo de parto
  • Cicatriz uterina

MI EXPERIENCIA

Mi bebé seguía en posición podálica
Semana 32 de embarazo

El sentimiento que tengo al recordar el día que me hicieron la VCE es el de una rabia interior que me carcome. Y es así porque, además de no conseguir que mi bebé se diera la vuelta, el trauma que sufrí ese día todavía es palpable.

Detalles de la Versión

Al principio, cuando la tocóloga de mi centro me informó de que el niño venía de nalgas, lo primero que pensé es que no quería que me hicieran cesárea. Pero ella me dijo que aunque el niño viniera en esa posición no había motivo para realizarla a no ser que hubiera complicaciones en el trabajo de parto. Entonces me dio la opción de hacerme la VCE en la semana 37 de gestación.

Llegué a mi casa y empecé a ver vídeos de mujeres mientras le practicaban la maniobra y parecían tan tranquilas que me dije a mi misma que adelante. Según la información que había recabado no tenía porqué preocuparme.

En el hospital

Entonces llegó el día de ir al hospital y estábamos muy nerviosos, porque todo siempre conlleva algún riesgo. Aunque nos habían explicado que la técnica consistía en dar un masaje externo en el vientre, siempre te quedas intranquila con todo lo que tenga que ver con el embarazo.

Lo primero que hicieron fue ponerme un relajante muscular para que la zona del abdomen estuviera más distendida, y esperamos un par de horas a que hiciera efecto. Ya nos habían dicho anteriormente que fuéramos preparados para estar toda la mañana allí, así que nos lo tomamos con calma.

Pasado el tiempo, la matrona encargada de mi estado, me aconsejó que me colocara una almohada en la parte baja de mi espalda y así tener inclinada la parte de la barriga. Las tocólogas que iban a encargarse del procedimiento me informaron de cómo iba a ser todo y de que si en cualquier momento yo no lo soportaba que lo dijera y ellas pararían.

Posteriormente colocaron las manos de manera que una tocaba la parte donde estaba la cabeza del bebé y la otra el trasero, y empezaron a presionar de un lado y de otro.

En los primeros intentos ya pensaba que el dolor que sentía no podía indicar nada bueno, pero yo seguía aguantando el tirón con tal de que le dieran la vuelta al enano.

Finalmente me rendí entre sudores y temblores, creyendo que después de aquello me pondría de parto.

Aunque en ese momento no salió todo como esperaba, mi hijo nació sano en la semana 42 de gestación y llegó al mundo en posición cefálica, pues se había dado la vuelta unos días antes de su nacimiento él solito.

Soy una canaria de 38 años, mi nombre es Telva, tengo tres hijos, uno de 21, otro de 8 y el peque de 1 año. Me gustaría transmitir mis inquietudes en mi blog para que así me conozcáis un poco más.

comentarios

  • Tres Magueando

    Que mal trago tuviste que pasar… tanto con la noticia como con la maniobra, aunque por los peques se haces lo que sea. Gracias por compartirlo, demuestra una gran fuerza por tu parte.

    • Madredetres

      Si la verdad, llevaba con el post escrito un tiempillo pero todavía me costaba publicarlo porque realmente lo pasé muy mal, a ver si así por lo menos algunas mujeres lo leen y así sepan de qué trata. Muchas gracias por leerme linda, un beso muy grande.

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: