Los mordiscos durante la lactancia
Lactancia,  Maternidad

Los mordiscos durante la lactancia materna

Los bebés a veces tienden a morder cualquier cosa que les pongan delante, ya que la manera de descubrir el mundo durante sus primeros 3 años de vida es a través de la boca. Mis pechos no han sido la excepción y he tenido que sufrir los mordiscos de mi hijo durante la lactancia materna.

Hay que tener en cuenta que los bebés no succionan la leche materna de la madre con los dientes. Sino que hacen el agarre al pecho con los labios evertidos. Además de ondular la lengua para sujetar bien el pezón y parte de la areola. Y con las mejillas realizan la fuerza que les hace falta para el correcto sellado.

Todo lo anterior hay que tenerlo muy claro, porque existe la falsa creencia de que a un bebé que le están comenzando a salir los dientes hay que destetarlo. Nada más lejos de la realidad. Es otro mito de los miles que oirás durante la lactancia materna.

Por otra parte, no todos los bebés muerden el pecho de su madre, es muy común que lo hagan, pero hay excepciones como en todo.

Mordiscos durante la lactancia materna

También hay que diferenciar entre los mordiscos que dan cuando están dormidos a cuando están despiertos.

¿Por qué los bebés muerden el pecho al mamar mientras duermen?

Normalmente los bebés muerden el pecho al mamar mientras duermen como acto reflejo del movimiento que hace la mandíbula al quedarse dormidos. En estos casos ellos no se dan cuenta.

¿Qué hacer cuando muerden dormidos?

Pero podemos utilizar algunas técnicas, aunque yo no las llamaría así, más bien truquillos. La primera es intentar sacarles el pecho justo antes de que se queden dormidos. Ya te cuento que a mí esto no me funciona, porque mi peque se enfada y comienza a moverse como una culebra y ataca de nuevo. Otra, que es la que yo utilizo, es pegar más el pecho a su boca, es decir, acercarse todo lo posible para que cuando se queden dormidos no les quede el extremo del pezón en los dientes.

¿Por qué muerden el pezón estando despiertos?

Ahora bien, cuando muerden despiertos el pezón puede haber varias causas posibles. La primera de todas y la más evidente es que les estén saliendo los dientes y por lo tanto querrán morder todo a su paso. Pero hay muchos más motivos que tienes que conocer para poder analizar y poner remedio de manera eficaz.

Causas de los mordiscos durante la lactancia
Infografía de las causas

Para saber solucionar cada caso, hay que tener en cuenta que el origen de cada una es emocional, excepto en el proceso de la salida de los dientes.

¿Cómo actuar para que dejen de morder?

Por ello, para que dejen de morder la teta al mamar, hay una serie de pautas que puedes seguir.

Qué hacer si muerden durante la lactancia
Infografía de cómo actuar

Otra de las causas con las que nos podemos encontrar es que pueda llegar a ser un motivo externo, como por ejemplo, que la madre trabaje y el bebé necesite estar más tiempo con ella. En estos casos, tan sólo hay que conectar con él el tiempo que tengamos libre, que vea que estamos pendientes de él.

A parte de todo lo anterior, lo más importante es la paciencia y la empatía hacia el bebé. Que sepan que estamos con ellos y que entiendan que no pueden morder, pero transmitiendo tranquilidad. Así será más llevadero para ellos y para la madre.

Los mordiscos de mi hijo durante la lactancia materna: Mi experiencia

En mi diada con mi bebé hemos tenido unas cuantas fases donde los mordiscos han pasado de ser por la salida de los dientes, por quedarse dormido, y finalmente, porque ha querido más atención. Es cierto que muchas veces cuando está dormido no me doy cuenta porque practico el colecho y me quedo dormida. Siempre intento estar pegada a él para que, en el momento del mordisco, no notar el dolor.

En mi caso las causas han sido variadas, pero la que más me ha costado resolver ha sido cuando me ha mordido despierto porque ha creído que es un juego cuando le he dicho NO. Es verdad, que al principio no cumplía con las pautas, puesto que llegaba a enfadarme un poco pensando que así funcionaría. No obstante, gracias a las recomendaciones del curso donde me estoy formando como Asesora de Lactancia, sé que hay que tener mucha empatía y más paciencia.

Mi experiencia con los mordiscos de mi hijo durante la lactancia materna son parte de una etapa pasajera. Así que, la idea es ir paso a paso y avanzar cada día para conseguir una lactancia prolongada exitosa.

Si tienes alguna duda o quieres aportar algo, deja un comentario, será siempre bienvenido.

comentarios

  • Marujer

    Va a sornar cruel (y me ganaré alguna archienemiga), pero lo que a mí me funcionaba (cuando la teta era norma para dormir) y mordía (siempre, al empezar a quedarse frito) pero hacíendo “presa”, una cosa… De verdad.
    Era taparle la nariz con un dedo, para que no le quedara otra que soltar.
    Después, meter el dedo y “hacer palanca”.
    Ahora, tetea por vicio (tres años), se duerme solito y una cosa te digo, no lo echo de menos.
    Pero… El otro día me llevé un mordisco porque, el mamoncete, estaba comiendo patatas fritas mientras, jajajaja.
    Un besote, Telva!!

    • Madredetres

      Jajajajaj, no es cruel, es pura supervivencia, pues mira me has dado una idea y creo que tb voy a aplicarla porque a veces fastidia un montón. Vamos a ver si ya se duerme el mío sin la teta porque estoy algo agotada. Y lo de comer otra cosa mientras coge la teta todavía no lo ha descubierto, y que siga así jeje. Un abrazote!!

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: