Madredetres Salir del modo de lector

Jornada Electoral de una Madre Lactante

Nunca creí que siendo una madre lactante fuera a pasar por una jornada electoral. Aun así tuve que asistir a la mesa electoral en las elecciones locales y europeas de este año. Por ello, quiero contarte mi experiencia y explicarte cómo hay que proceder en estos casos

Después de haber leído la noticia de la madre de Alicante que tuvo que dar de mamar a su niña de 10 meses en la mesa electoral. O a la de Pontevedra que le rechazaron el recurso donde presentaba informes médicos aludiendo la lactancia materna. A mí lo único que se me ocurre es agachar la cabeza y no rechistar. Que ojo que indagué en la normativa de exenciones, pero nada, no había manera de librarse. 

Pero, ¿cuáles son las causas por las que puedes justificar estar exento de una mesa electoral?

El texto que recoge la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general, donde aparecen las causas que puedes alegar. Podrás encontrar diferentes motivos según la procedencia. Si son relativas a tu situación personal, relativas a las responsabilidades familiares, o relativas a la situación laboral. En mi caso, la que me interesaba mirar era la relativa a la responsabilidad familiar, pero hay otros motivos según la situación de cada uno.

Preguntas frecuentes sobre exenciones en una mesa electoral

≫ ¿Cuáles son las causas para estar exentos en una mesa electoral según la situación familiar?

La condición de madre durante el período de lactancia natural o artificial, hasta que el bebé cumpla nueve meses.
El cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que por razones de edad, accidente o enfermedad, no pueda valerse por sí mismo. 
La concurrencia el día de la elección de eventos familiares de especial relevancia.
Estar cuidando, por razones de guarda legal, de menores de ocho años o de personas con discapacidad física, psíquica o sensorial.
Ser madre o padre de menores de catorce años, cuando se acredite que el otro progenitor no puede ocuparse del menor durante la jornada electoral, careciendo además el interesado de ascendientes o de otros hijos mayores que puedan hacerlo.

≫ ¿Qué motivos puedes alegar para estar exento en una mesa electoral según tu situación personal?

Mayores de 65 años y menor de 70.
Situación de discapacidad.
Ser pensionista con incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.
Tener una incapacidad temporal para el trabajo.
Gestación a partir de los seis meses de embarazo.
El internamiento en centros penitenciarios o en hospitales psiquiátricos.
Haber formado parte de una Mesa electoral con anterioridad.
Ser de víctima de un delito.
La lesión, dolencia o enfermedad física o psíquica.
Ser pensionista con incapacidad permanente total para una determinada profesión.
Embarazo de riesgo durante los primeros seis meses del mismo.
Por una previsión de intervención quirúrgica o de pruebas clínicas relevantes en el día de la votación, en los días inmediatamente anteriores, o en el día siguiente a aquélla.
Pertenencia a confesiones o comunidades religiosas en las que el ideario o el régimen de clausura resulten contrarios o incompatibles con la participación en una mesa electoral.
El cambio de la residencia habitual a un lugar situado en otra Comunidad Autónoma.

≫ ¿Cuáles son las causas para exentos en una mesa electoral según tus responsabilidades profesionales?

Los que durante el día de la votación deban prestar sus servicios a las Juntas Electorales, a los Juzgados y a las Administraciones Públicas que tengan encomendadas funciones electorales.
Quienes deban prestar durante la jornada electoral servicios esenciales de la comunidad de importancia vital, como los de carácter médico, sanitario, de protección civil, bomberos, etcétera.
Directores de medios de comunicación de información general y los jefes de los servicios informativos que deban cubrir la jornada electoral.
Profesionales que deban participar en acontecimientos públicos a celebrar el día de la votación.

Plazo para entregar la exención de una mesa electoral

Las causas hay que acreditarlas mediante los certificados oportunos o informes médicos, según el motivo por el que se declare la exención. Y dispones de un plazo de siete días para alegar ante la Junta Electoral de Zona causa justificada y documentada que te impida la aceptación del cargo en una mesa electoral. La documentación hay que entregarla, bien en la junta electoral de zona o por email según la comunidad autónoma a la que pertenezcas.

CAMPAÑA EN REDES SOCIALES

Tampoco quiero dejar sin mencionar la campaña que en redes sociales se llevó a cabo unos días antes. A raíz del caso de una de las madres lactantes arriba mencionadas, con el hashtag #EnLaMesaElectoral. Apoyado por las plataformas de ayuda a la mujer  MadresGuerreras y Plataforma Lactancia Informada.

Asimismo, paso a contar cómo fue mi jornada electoral como madre lactante.

MI EXPERIENCIA EN LA JORNADA ELECTORAL COMO MADRE LACTANTE

En estado de shock es como me quedé desde que se me presentara un señor en la puerta de mi casa. Me dijera que tenía que ejercer de presidenta en la mesa electoral de las elecciones Locales y Europeas de este año. Y me hiciera entrega de un librito que tuve que repasar unos cuantos días para quedarme con la copla. Todo ello a pocos días de que se celebrasen las elecciones generales de abril.

Imaginaos cómo se me quedó el cuerpo, pues muy mal después de analizar la situación del día en cuestión. Mi niño sin su teta todo un domingo entero, vamos más de 12 horas. Ya luego se me fue pasando con los días, cuando me enteré por familiares que les había tocado estar en una mesa electoral, que pudieron salir a comer una horita o así.

Aun así, me di un salto a la oficina de la Junta Electoral de Zona y me dijeron que podía excusarme por la lactancia, pero les dije que mi hijo tenía 15 meses. Entonces lo único que me quedaba por saber era si el padre podría traérmelo a ratos para darle su leche, y me contestaron que no había problemas.

El día D26: Jornada electoral de una madre lactante

Me levanté sobre las seis y media de la mañana para poder darle toda la lechita al bicho antes de irme y prepararme con tiempo. Cuando terminé de desayunar me despedí de mi familia y me fui con la sensación de que estaba abandonando al enano, pues era la primera vez que me separaba de él en toda su vida.

Ya una vez en la mesa electoral lo único que pensaba era en el momento en el que mi marido me trajera al niño. Cuando me lo trajo a media mañana el pobre estaba un poco desorientado e irritado. Es que no sabía lo que estaba pasando. 

A mediodía pude ausentarme e ir a mi casa a comer algo y de paso darle la teta y dormirlo. Más tarde mi marido me contó que se despertó nada más yo salir por la puerta. Se cogió una perreta de aúpa, pero bueno todo era por el deber.

La tarde fue pasando hasta que volví a ver a mi bebé un rato antes de cerrarse la votación. Aunque no estuvo mucho tiempo, porque como dije antes, el niño estaba bastante extrañado con la situación.

Hasta que llegó la noche y se terminó al fin el día. Que fue un poco más doloroso, ya que cuando llegué, el bicho me había estado buscando por toda la casa llorando. Casi se me parte el alma.

Finalmente lo pegué a mí y sentí como su carita cambiaba y se le ponían los ojitos de alivio ❤️. Y ya pudimos descansar y descargar las emociones que nos había dado el día en la mesa electoral.

Y hasta aquí mi jornada electoral siendo una madre lactante. Si tienes alguna duda o quieres aportar algo, deja un comentario.