Puerperio, primera semana de mi segundo posparto
Embarazo y Parto,  Maternidad

El puerperio después de mis tres partos

Cada uno de mis tres partos tuvo sus peculiaridades, sus más y sus menos. Por el contrario, el puerperio después del primero fue muy diferente de los siguientes.

Supongo que igual que cada mujer es única, cada parto y cada puerperio son íntimamente singulares. Por tanto, antes de contar mi experiencia personal, a continuación voy a pasar a explicar unos cuantos puntos importantes sobre el proceso de posparto, como sus síntomas o sus etapas.

¿Qué es y cómo es el proceso del puerperio?

El puerperio o posparto es el proceso por el que pasan todas las mujeres después de dar a luz. El cual podemos entenderlo como el período anatómico y hormonal por el que pasa el cuerpo de la madre después de un embarazo, para que vuelva todo a estar como lo estuvo antes de estar embarazada.

Etapas del puerperio

En primer lugar, mencionar que el puerperio se divide en varias etapas:

  • Inmediato: las primeras 24 horas inmediatamente después de la expulsión de la placenta.
  • Precoz o mediato: comprende desde el segundo día hasta los 7-10 siguientes, primera semana donde comienza la lactancia.
  • Tardío: desde los 10-15 días hasta las seis semanas más o menos, donde puede volver la menstruación.
  • Alejado: es el caso que se considera más allá de la cuarentena y puede durar uno o dos años. En este sentido hay un poco de controversia, porque todavía es un concepto que muchos médicos no tienen en cuenta. Ya que refiere con un proceso de cambio emocional en la mujer que hoy en día no está reconocido como tal.

Cambios durante el posparto

Por otro lado, sabemos que durante el embarazo el cuerpo sufre cambios, y para volver a su estado inicial, lo hace por medio de unas modificaciones que se darán durante el tiempo que dure el posparto. Esta transformación afecta tanto a nivel físico como emocional.

Nuestros órganos internos se resienten. La piel durante el embarazo lucía con otro color y ahora parece apagada. Disminuyen nuestras defensas inmunitarias. Las hormonas están revolucionadas intentando encontrar el camino de vuelta a casa.

El útero aumenta unos 30-40 veces su tamaño, por lo que durante el puerperio, más o menos después de un mes, volverá a su tamaño original. Los ovarios vuelven a tener su ciclo menstrual en orden, pues el proceso hormonal que lo facilita vuelve a su estado natural.

Las mujeres que no amamantan suelen comenzar a ovular de nuevo después de la cuarentena. Por el contrario, una madre lactante puede estar sin la regla (amenorrea) incluso durante todo el tiempo que dure la lactancia. Son muchos cambios que durante el puerperio hay que ir superando para volver a estar como estábamos antes de quedarnos embarazadas.

Duración del puerperio

En España han establecido una duración muy corta, está entre 6-8 semanas (o 40 días, la llamada cuarentena). No obstante, cada mujer es un mundo y podría estar hasta un año experimentando algunos síntomas del mismo. Por ello, en algunos países como Canadá, ya han reconocido que el transcurso de un posparto puede estar en un año de duración.

Síntomas y trastornos durante el puerperio

Por otra parte, es normal que en el posparto se den algunos de los siguientes síntomas o trastornos, pero hay que tener en cuenta que debemos vigilar algunos y llevar unos cuidados.

Sangrado

La hemorragia que se tiene en los primeros 7-10 días es algo normal. Aunque parezca una regla, en realidad es la expulsión de los loquios (mezcla de sangre, moco y tejido placentario). Tienen un olor fuerte, pero si la parte genital comienza a oler como a podrido, hay que ir a la matrona a que lo valore, porque podría tratarse de una infección. También hay que controlar la duración del sangrado. Para identificar la hemorragia posparto solo tienes que tener en cuenta que los primeros días suele ser abundante, pero que luego va disminuyendo hasta volverse escasa. Además, lo loquios van adquiriendo un color marrón clarito que nos ayuda a identificarlos.

Tensión arterial

En cuanto a la presión arterial, hay que observar que no suba por encima de 140/90. Es cierto que durante el embarazo algunas mujeres sufren de tensión alta, pero durante el posparto debería de regularse y volver a como era antes.

Dolores en los pechos

Es normal que por la subida de la leche materna en los primeros días después del parto lleguemos a sentir molestias en los pechos. Esta subida ocurre a las 72 horas después de dar a luz generalmente. Pero tendremos el calostro, que es la leche de transición que aporta al bebé alimento y protección. Y es más que suficiente para alimentar al bebé durante los primeros días. No obstante, si hay dolor al amamantar, podría tener varios motivos que lo causan. El más frecuente es el agarre incorrecto del bebé al pecho. En este caso te recomiendo que consultes con una asesora de lactancia.

Anemia

Es habitual sentirse algo fatigada después del parto, pero si sientes que la fatiga es muy grande, puede que tengas anemia. Con un suplemento de hierro que te recetarán durante unos meses, los niveles volverán a estar al 100 por 100.

Estreñimiento

Quizá este sea para mí de los peores, porque lo he pasado muy mal después de mis tres partos con el estreñimiento. Ya sea porque he sido propensa a serlo durante toda vida. O por el miedo que sentía a que se me soltaran los puntos que me dieron después de cada uno de mis partos por los desgarros vaginales sufridos. La solución que me dieron para este trastorno fue; alimentación con extra de fibra y Movicol en sobres (Polietilenglicol, laxante).

Ansiedad o tristeza

Es común estar decaída anímicamente después del parto. Durante las primeras semanas estamos agotadas, sentimos que no llegamos a estar del todo preparadas, o nos falta tiempo en el día para hacer las cosas. La depresión posparto existe y aunque el mundo de alrededor te diga que es normal la angustia que sientes y que ya saldrás adelante. Si la tristeza no deja paso a momentos de alegría por la nueva etapa en la que te encuentras en ese momento, pide ayuda a la familia, a los amigos/as, o a un profesional de la salud.

Mi experiencia durante el posparto

En relación a mi experiencia después de mis tres partos, quiero matizar que el más duro para mí fue el de mi primer parto. A consecuencia de la inexperiencia, la falta de apoyo y la falta de información.

Fue una etapa en la que creí que no había salida con el pesar tan grande que sentía. La desesperación por no saber qué hacer en aquel instante me desbordaba. Y la poca comprensión que había de parte de la familia era insultante.

En cambio, después de mi segundo parto tuve mucho apoyo, en gran parte de mi marido. Pero hubo un factor que a día de hoy todavía sigue ronroneando en mi cabeza, y es el fracaso de mi lactancia materna. Ya que en las primeras semanas de mi segundo posparto no supe gestionar bien las miles de emociones que se agolpaban.

El último de mis pospartos pasó como una leve tormenta, puesto que sentía que podía con todo. Es cierto que las hormonas estaban ahí dando por saco, es lo de ellas. Pero, no sé, esta vez estaba tan decidida en no caer en el mismo agujero, que me preparé mentalmente y físicamente para poder sobrellevarlo de otra manera.

¿Cómo superar el posparto?

Por ello, para superar el posparto lo primero que hay que hacer es creer de verdad que se puede. Luego, si ves que sientes que no puedes, pide ayuda. Eso en lo que se refiere a la parte emocional, que muchos creen que las mujeres estamos preparadas para pasar por este proceso natural. Pero, en la realidad, es muy difícil y nada llevadero.

El apoyo de la familia, como ya dije antes, es fundamental. No solo en lo emocional, sino también en la parte física, es decir, que te ayuden en casa para que tú puedas estar con tu bebé. Sobre todo que los demás entiendan que necesitas un tiempo para asimilar todo y que no te agobien.

¿Cómo cuidarse durante el posparto?

A nivel físico recomiendo ejercicio durante el embarazo que ayuda en el posparto. Yo practiqué algo de yoga para embarazadas. También muy importante masajear la parte perineal comenzando sobre la semana 34. Además, de los famosos ejercicios kegel para reforzar el suelo pélvico.

Ejercicios después del parto

En el posparto se recomienda el ejercicio una vez haya pasado la cuarentena, exceptuando los kegel que se podrán realizar desde el principio.

Kegel: estos ejercicios no sólo deberíamos practicarlos durante estas etapas, sino de por vida. Dado que es primordial fortalecer nuestro suelo pélvico para su correcto funcionamiento. Sobre todo en el posparto que es cuando más se debilita. Para practicarlos simplemente hay que contraer el músculo situado en el suelo de la pelvis durante unos segundos, e ir haciendo series de 10-15 contracciones unas cuantas veces al día. Los ejercicios se realizan de tal manera que es como si trataras de aguantar las ganas de ir al baño a hacer pipí.

Masajes recomendados

Por otro lado, con lo doloridas que nos quedamos después de un parto, los masajes en la espalda vienen de maravilla. Puedes acudir a un fisioterapeuta o pedir a tu pareja que te de unos cuantos.

Luego está el masaje perineal , que si bien, durante el embarazo nos ayudará a evitar mayores desgarros durante el parto. En el posparto seguiremos masajeando la zona para la correcta recuperación de la cicatriz que queda en el periné. Aquí puedes pedirle ayuda a tu pareja.

Otro de los cuidados de la cicatriz que nos haya podido quedar, ya sea por un desgarro vaginal (en mis tres partos fueron desgarros de primer grado), o por una episiotomía. A parte del masaje perineal que he comentado, también conlleva una buena limpieza de la zona. En mis tres puerperios me indicaron que me hiciera lavados con Epixelle, un solución limpiadora específica para cicatrices posparto. Su uso consiste en realizar un suave lavado de la herida, para evitar hemorragias e infecciones.

El puerperio y la lactancia

Por último, pero no menos importante, en el puerperio la lactancia juega un papel crucial. Ya que a veces se complica y hace que nos sintamos más estresadas y en consecuencia lleguemos a incluso abandonarla durante el puerperio.

He de reconocer que si no fuera por mis dos primeras experiencias en mis dos primeros pospartos, el tercero hubiera ido de pena. Por eso, después de mi tercer parto, tuve la fuerza para poder conseguir que la lactancia rompiera la barrera del posparto. Aun así, estoy segura de que todo está en saber encauzar las emociones de este periodo.

Saber que la lactancia es el alimento natural de tu bebé y que es instintivo en él. Estar tranquila tanto si llega a buen puerto como si no. Porque, durante el puerperio o posparto, tienes que estar segura de lo que quieres y necesitas. Escucharte a ti misma y no a los demás.

Si quieres contarme tu experiencia, o tienes alguna duda, deja un comentario, será siempre bienvenido.

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: