Colecho y lactancia
Lactancia,  Maternidad

Colecho y lactancia materna

A día de hoy practico colecho con mi peque de 20 de meses porque ha sido la solución perfecta para establecer y mantener la lactancia materna.

Pero, antes que nada, y ponerme a contar mi experiencia en estos casi dos años de colecho, voy a explicar qué es y en qué consiste colechar.

¿Qué es el colecho y en qué consiste?

Seguro que en la actualidad no hace falta explicar mucho sobre este término. Aun así, creo que es importante explicarlo desde mi punto de vista. Y es que el colecho se ha convertido en una parte importante de mi vida, por los beneficios en torno a la lactancia materna.

Asimismo, el colecho se puede entender como una práctica más en la crianza con apego. Propiciando, en mi caso, que mi bebé haya podido beneficiarse de una lactancia materna prolongada.

Dicho de otra manera, el colecho consiste en que los bebés o niños/as duerman con papá o con mamá.

¿Es seguro el colecho con bebés amamantados?

En este punto hay controversia, ya que existen estudios que indican que es el colecho se practica en consonancia con la lactancia materna es seguro. Y por otro lado, el Comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría no lo recomienda con bebés menores de tres meses.

Ahora bien, durante los primeros seis meses de vida de un bebé amamantado, es preferible que esté en la misma habitación de la madre. Incluso, es más cómodo para los dos dormir en la misma cama. Ya que los bebés se sienten más tranquilos y duermen mejor. Siempre que, una vez termine de ser amamantado, lo coloquemos boca arriba y con la cabeza de lado.

¿Cómo hacer colecho de forma segura?

Debemos estar atentos a ciertos factores antes de colechar con el bebé. A continuación enumero algunos:

  • Colchón firme, parejo y limpio
  • Temperatura ambiente de la habitación entre 16 y 18º
  • Si la madre está tan enferma como para no poder atender al bebé, mejor no dormir juntos
  • Es mejor usar sábanas o mantas en vez de edredones o colchas
  • No tapar al bebé en exceso
  • No dejar a las mascotas estar en la misma cama que el bebé

Además, para colechar de forma segura con un bebé, bajo ningún concepto hay que dormir si cualquiera que duerma en la misma cama:

  • Fuma, ya sea dentro o fuera de la casa.
  • Bebe alcohol
  • Ha consumido cualquier droga o medicamento que pueda hacer que caiga en un estado de somnolencia extrema
  • Está más cansado que de costumbre

Y por último, no hay que dormir con un bebé en un sofá, en una cama blanda o dejarlo sólo en la cama.

Beneficios de colechar con la lactancia materna

Como ya indicaba antes, existen muchos beneficios en el colecho en relación con la lactancia materna. Como pueden ser:

  • Favorece el inicio y el mantenimiento de la lactancia materna
  • Los bebés duermen mejor
  • Es más fácil satisfacer las necesidades del bebé al tenerlo cerca
  • Hay menos llanto

Finalmente, se ha demostrado que la lactancia materna es una protección frente al síndrome de muerte súbita del lactante.

Mi experiencia con el colecho y la lactancia materna

Comienzos en la lactancia materna

Desde el primer día de vida de mi tercer hijo hice lo posible porque la lactancia materna funcionara. Al principio fue dura, incluso en algunos momentos flojeaba y me planteaba dejarla. Sobre todo por las horas que me pasaba sentada con mi bebé. También debo de reconocer que a día de hoy tengo momentos de agotamiento por el estrés que supone en muchas ocasiones mi diada con mi bebé. Pero la paciencia y la información recibida me hicieron ver que la lactancia materna tiene sus procesos de aprendizaje.

El colecho un pilar fundamental

El colecho ha sido un pilar básico en mi lactancia materna, no solo la ha reforzado, sino que además, mi bebé y yo hemos conseguido llegar a 20 meses de lactancia exitosa.

La combinación de las dos experiencias, el colecho y la lactancia, fortalecen el apego emocional que es tan importante en la crianza respetuosa de mi hijo. Imprescindible en su desarrollo como persona afectiva y segura.

En el pasado, con mis otros dos hijos no practiqué colecho como tal. Sino que se daban algunas noches en las que ellos querían sentirse seguros, y yo me acostaba con ellos y esperaba hasta que se durmieran. O incluso venían a mi cama y luego los pasaba a la suya. Pero eran pocos días a la semana, y no lo considero el mismo colecho que practico ahora. En estos dos casos, como conté en mi experiencia con la lactancia, la lactancia materna no funcionó. Precisamente por la falta de información y apoyo.

No obstante, he de decir que mi caso de colecho y lactancia, tiene una particularidad. Y es que en mi casa hay unas personitas que manda en nuestras vidas ahora mismo. Que nos tienen abocados a mi marido y a mí a estar separados a la hora de dormir. Pues el bichito chico duerme conmigo en la cama de matrimonio, y el de ocho años duerme en muchas de las ocasiones en el sofá cama dónde está desterrado, de momento, el padre.

¿Hasta cuándo voy a colechar?

Esta pregunta también me la hago todos los días yo misma. Pero lo veo bastante lejano con la lactancia materna nocturna. Es verdad que algunas noches el peque duerme hasta cinco horas seguidas sin su teta. Sin embargo, ahora mismo no me planteo el destete nocturno. Así que todavía queda para rato.

De igual modo, creo que, en el colecho y la lactancia, son los niños los que tienen la clave para ponerles fin. Prefiero que mi hijo decida cuándo será el momento de destetar o el instante de dejar el colecho.

Cada familia es libre de decidir cómo quieren hacer la vida en familia, de elegir si quieren colechar o no. Desde aquí, bajo mi humilde opinión y experiencia, quiero animar a practicar el colecho con sus hijos. Que siguiendo con las recomendaciones de seguridad, es una vivencia que aporta un sin fin de beneficios para la salud emocional de los niños/as.

*Fuentes:

https://www.unicef.org.uk/babyfriendly/wp-content/uploads/sites/2/2018/08/Caring-for-your-baby-at-night-web.pdf

https://www.ihan.es › docs › documentos › padres › Colecho_UNICEF

https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/colecho-es-malo-compartir-cama-con-bebe

Y tú, ¿has practicado alguna vez el colecho? Si quieres aportar algo o contarme tu experiencia, deja un comentario, será siempre bienvenido.

comentarios

  • Mi Mama es Novata

    Bendito colecho!! Para nosotros es una bendición. Con el mayor íbamos algo perdidos y no lo practicamos desde el comienzo, aunque al final acabamos los 3 en la cama, era lo más cómodo y lo mejor para todos. Con el peque directamente ni montamos la cuna, y eso que la había hecho el abuelo a mano!! 21 meses llevamos con el peque, el mayor se fue a los 3 años y medio, ya os contaré cuando se independiza el peque. Mientras seguiremos disfrutándolo! Un abrazo

    • Madredetres

      Nosotros con el segundo tb practicamos pero no tanto, el peque es que ahora mismo es una extensión mía jeje. Es lo mejor sin duda y quien diga lo contrario miente ;¬) Besos

  • El truco de mamá (Pilar)

    El colecho nos salvó sin duda de noches en vela y agotamiento. Gracias a él pudimos por fin empezar a descansar todos. Facilitó mucho también la lactancia materna. Menos mal que no hicimos caso a todos los que nos insistían en que el peque debía dormir en su cuna y cama sí o sí. Y el gusto que da tener a tu hijo contigo. Hasta de más mayor si busca consuelo o compañía se viene a la cama con nosotros

    • Madredetres

      Es que hay muchos que están en contra porque creen que así atrasamos el aprendizaje respecto a dormir solos, como si así fueran a dormir más horas seguidas, y ya se ha demostrado que el sueño de un niño tarda años en funcionar como el nuestro, así que por mucho que los pasemos a una cuna o cama antes, no garantiza nada, solo conseguimos que pasen por un mal trago.
      Muchas gracias Pilar, un besazo.

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: