Alimentación complementaria y lactancia materna
Lactancia,  Maternidad

Alimentación Complementaria y Lactancia Materna

La alimentación complementaria y la lactancia materna mantienen una relación estrecha durante los primeros años de vida del bebé. Procurando el desarrollo correcto si se llevan a cabo unas pautas a la hora de introducirla. A continuación, veremos en qué consiste, la importancia que tiene, y cuándo y cómo iniciarla. Además de otros aspectos relativos a los errores comunes cuando se da con la lactancia.

Alimentación complementaria

Podemos entender la alimentación complementaria como el proceso por el cual vamos ofreciendo al bebé alimentos sólidos o líquidos diferentes de la leche materna o artificial (sucedáneo), complementando y no como sustituto de la leche.

¿Cuándo introducirla?

Según los organismos oficiales, la alimentación complementaria se introducirá a partir de los 6 meses de edad del bebé, pues recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta esta edad. Solo hay algunas excepciones para comenzar entre los 4 y 6 meses. Como en el caso de que la madre comience a trabajar y no quiera o no pueda sacarse la leche, podrá adelantar la AC en algunas tomas, siempre y cuando al llegar la madre del trabajo, recupere las tomas perdidas con el bebé. No obstante, existen algunos factores de riesgo por introducir prematuramente la alimentación complementaria.

Posibles riesgos por la introducción de la AC antes del 4º-5º mes

  • Aumento de obesidad, también en etapas posteriores de la infancia, especialmente en aquellos que dejan de tomar LM.
  • Posibilidad de atragantamiento.
  • Aumento de gastroenteritis agudas e infecciones del tracto respiratorio superior.
  • Interferencia con la biodisponibilidad de hierro y zinc de la leche materna.
  • Aumento de alergias alimentarias y de intolerancia al gluten.
  • Sustitución de tomas de leche por otros alimentos menos nutritivos.
  • Aumento de eccema atópico.
  • Aumento de diabetes mellitus tipo 1.
  • Mayor tasa de destete precoz, con los riesgos añadidos que esto conlleva.

LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA ES PROGRESIVA Y NO HAY QUE FORZAR AL BEBÉ Clic para tuitear

¿Por qué es importante la alimentación complementaria a partir de los 6 meses?

Si bien es cierto que la AC es muy progresiva, hay que entender que la introducción de la misma se hace a partir de los 6 meses porque organismo del bebé tiene que haber madurado tanto a nivel neurológico como renal, gastrointestinal e inmune. Además de haber alcanzado ciertos hitos del desarrollo que le permitan manejar y tragar la comida de forma segura.

Señales que indican que el bebé está preparado para la AC

  • El bebé debe ser capaz por sí solo de mantenerse sentado
  • Que haya perdido el reflejo de extrusión, es decir, que muestre rechazo echando la lengua hacia afuera a cualquier alimento que entre en su boca que no sea el pezón de la madre.
  • Que además muestre interés por la comida y sea capaz de rechazarla cuando no quiere más o pedirla
  • Y por último, que los movimientos de las manos y de los dedos sean decididos.

Por otro lado, podrían estar empezando a agotarse las reservas de hierro con las que nacen los bebés. Por ello tampoco es aconsejable retrasarla más allá de los 7 meses.

¿Es perjudicial retrasar la alimentación complementaria?

Alargar en exceso la introducción de la AC puede verse afectada por varias complicaciones. Por eso no se recomienda esperar más allá de los 7 meses de edad del bebé.

  • Carencias nutricionales, sobre todo del hierro y del zinc.
  • Desinterés por los alimentos, además el bebé podría mostrarse reacio y podría no aceptar las nuevas texturas y sabores.
  • Podrían verse afectadas las capacidades motrices y orales, porque los bebés con la masticación desarrollan la musculatura.

¿Cómo iniciar la alimentación complementaria?

Iremos ofreciendo los alimentos de uno en uno dejando pasar unos días para observar posibles reacciones. Teniendo siempre en cuenta que no importa tanto el alimento por el que se empiece, sino saber cuáles son los potencialmente alérgenos y tener presentes el historial de alergias familiares.

Aunque hay diferencias culturales entre países, las pautas que se siguen son muy similares y hay que ofrecer al bebé en un principio alimentos ricos en hierro y zinc. Procurando dejar pasar entre dos y tres días cada vez que pruebe un nuevo alimento por si aparece alguna intolerancia o se observan síntomas de una posible alergia.

Por otra parte la Organización Mundial de la Salud hace hincapié en que los alimentos deben tener unos requisitos para satisfacer las necesidades nutricionales del bebé.

¿Cómo deben de ser los alimentos?

  • Oportunos: cuando la necesidad de nutrientes y energía no sean proporcionados por la leche materna.
  • Adecuados: deben proporcionan energía, proteínas y micronutrientes suficientes para satisfacer las necesidades nutricionales de un niño en crecimiento.
  • Inocuos: preparados y almacenados de forma higiénica. Ofrecer los alimentos con las manos limpias y utilizando utensilios limpios. Evitando la utilización de biberones y tetinas para su administración.
  • Darse de forma adecuada: estar atentos a las señales de apetito y de saciedad del niño. Tener en cuenta la frecuencia y el método utilizado, siempre con paciencia.

La alimentación complementaria óptima está relacionada no solo con el qué se come, sino también con el cómo, cuándo, dónde y quién alimenta al niño.

OMS

Alimentación complementaria y lactancia materna

El pecho seguirá siendo a demanda hasta que la madre y el bebé lo deseen. Ya que, los bebés al mamar de manera irregular propician la modificación de la composición de la leche para adaptarla a sus necesidades.

Por otro lado la lactancia materna siempre se dará antes que la alimentación complementaria, pues hasta el año sigue siendo la fuente de alimentación primordial. Esto es así, porque la leche materna tiene un alto contenido en grasas mayor que cualquier alimento complementario, y es una fuente de energía importante para el bebé. Después del año de vida, la lactancia seguirá brindando un aporte nutricional notable.

Los beneficios del bebé amamantado

Los bebés que han tomado leche materna durante menos de seis meses tienen mayor riesgo de sufrir sobrepeso entre los 4 y 6 años. Además, una mayor duración de la lactancia materna está asociada con la reducción de enfermedades crónicas durante la infancia

Asimismo, se ha visto que los niños amamantados aceptan mucho mejor la variedad de alimentos que los alimentados con sucedáneo porque perciben diferentes sabores a través de la leche materna.

Los beneficios para la madre durante la lactancia materna

Ya hemos visto los beneficios del bebé amamantando en exclusividad durante los primeros 6 meses. Pero también, la madre se beneficia de la lactancia materna exclusiva. Como conté aquí, al estar sin la regla durante mi lactancia, pues prolonga la duración de la amenorrea. Si bien es cierto, al introducir la AC puede volver el periodo, en muchos casos no es así. Además, supone un menor riesgo de sufrir anemia para las madres.

¿Qué no hacer cuando el bebé comienza la alimentación complementaria?

Retrasar las tomas de pecho para que tenga más ganas de comer la complementaria. Es un error muy común creer que así el bebé comerá con más ganas y no rechazará el nuevo alimento. Y lo único que conseguiremos es que esté más nervioso o incluso que vomite.

Establecer horarios para que coma según la rutina de la familia. No digo que, entre los horarios laborales y si encima hay hermanos que van al colegio, lo más lógico es que queramos establecer unos horarios de comida. Pero lo cierto es que los niños van autorregulando la saciedad con los años ellos mismos.

Por último y uno de los aspectos más importantes es que NO hay que forzar al bebé a comer. Lo ideal sería practicar la alimentación perceptiva que recomienda la OMS, y de la que hablamos anteriormente, la cual consiste en alimentar al bebé atendiendo a los signos de hambre y satisfacción de manera paciente, con cariño y paulatinamente experimentando diferentes texturas y sabores.

Mi experiencia con la lactancia materna

Si tienes alguna duda o quieres aportar algo nuevo, deja un comentario, será siempre bienvenido.

comentarios

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: