Inquietudes de madre
Familia,  Maternidad

5 Frases con las que no me siento identificada como madre

Siempre en cada esquina me encuentro con alguna madre que me suelta alguna frase sobre el comportamiento de su hijo, como queriendo demostrar que es mejor madre que yo, pero en realidad solo intenta autoconvencerse de que lo está haciendo bien y que no va a contra corriente.

A ver, que no digo que alguna lo diga de verdad, pero cada niño/ es un mundo y todas la madres debemos hacer lo que nos parezca mejor para ellos/as sin estar pensando en lo que digan o hagan los demás.

Aun así, he querido nombrar algunas de las típicas frases que me suelen decir con las que yo no me siento para nada identificada.

Mi hijo duerme de un tíron toda la noche

Esta frase la escucho desde que tuve a mi primer hijo y lo primero que pensé, al ser primeriza, fue que debía de tener algún problema porque hasta los dos años y medio se despertaba de media unas 4 veces por la noche.

Ya con el segundo la cosa se complicó aún más, pues el hombrecito hasta hace nada (un par de años), todavía se despertaba un par de veces y hoy cuenta con 8 años.

El tercero de los churumbeles ha sido la guinda del pastel, el bicho me tiene abocada al insomnio más duro de mi vida.

Mi hijo come de todo

Esta es de las más que me repatea, porque la dicen con un desparpajo, que teniendo la mala suerte que he tenido con los míos, sobre todo con los pequeños, me da mucha rabia.

No sabéis, o sí, la de cabezazos que nos hemos dado el padre y yo por la frustración que sentimos todos o casi todos los días de lo selectivos que son los niñitos con la comida.

Mi hijo tiene un horario establecido (ya sea de comidas o al dormir)

Aunque es lógico pensar que cuando llegan a una cierta edad ya tienen un horario establecido, yo siempre he creído que a los niños no hay que forzarlos a tenerlo, ya que hay que ir poco a poco con ellos y que se vayan acostumbrando paulatinamente.

En mi caso solo me ha pasado con el peque, pero en una dosis muy pequeña, al llevar al hermano al colegio. Cuando no lo lleva el padre claro, lo tengo que levantar temprano y ya ese día es más rutinario para él.

Los horarios son para los adultos, que los niños disfruten de la vida mientras puedan que ya luego tendrán que ir al colegio, luego al instituto, a la universidad o lo que sea, y finalmente a fichar al trabajo. Buenos estamos los padres para adiestrarlos como si estuvieran en el cuartel.

Mi hijo no coge rabietas

Que levante la mano el que haya pensado «trágame tierra» 🙋.

Los niños/as son las personitas con menos miedo escénico que te puedas encontrar, y no importará lo que digas, ellos seguirán montando el pollo aunque les prometas un unicornio.

Ya ya, ya sé que hay que ser compresivos y a la vez tajantes, pero yo pienso que los que escriben los libros de psicología infantil nunca han vivido una situación así, porque si no, no me explico lo que hago mal.

Mi hijo es tranquilito

Esta viene un poco a la par con la anterior, pero refiriéndome al nivel de desgaste que te crean diariamente porque parece que no tienen frenos.

Por ejemplo, mi hijo de 8 años cuando está jugando a los videojuegos se pasa todo ese rato saltando, si si, mientras utiliza el mando de la consola, y todo eso hablándome mientras tanto.

Por el otro lado está el bicho correteando por toda la casa, subiéndose a todo, o llevándose a la boca todo lo que encuentra.

Es verdad que el mayor me salió más tranquilito, pero cuando era pequeño las conversaciones que tenía duraban hasta el alba.

Y vosotros/as, ¿qué me decís, tenéis a un niño adiestrado o a una cabrilla desbocada en casa?

Soy una canaria de 38 años, mi nombre es Telva, tengo tres hijos, uno de 21, otro de 8 y el peque de 1 año. Me gustaría transmitir mis inquietudes en mi blog para que así me conozcáis un poco más.

Me encantaría saber lo que piensas, así que no te cortes y déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: